SEMANA MUNDIAL DE LA INMUNIZACIÓN: COBERTURA DE LA VACUNACIÓN EN VENEZUELA

 

Alianza Venezolana por la Salud

SEMANA MUNDIAL DE LA INMUNIZACIÓN: COBERTURA DE LA VACUNACIÓN EN VENEZUELA

27 abril 2018

Dr. Alejandro Rísquez

A inicios del siglo XVIII, con la epopeya de la vacuna contra la viruela dirigida por Balmis, se realizó la primera gran jornada internacional de vacunación masiva preventiva que le dio la vuelta al mundo, así se inició una de las más grandes estrategias para mejorar la cobertura vacunal universal.

Desde el inmenso logro de la erradicación de la viruela a escala global en el año 1978, y con la implantación del Programa Ampliado de Inmunizaciones (PAI) la Región de las Américas es pionera y líder de la vacunación mudial. http://iris.paho.org/xmlui/bitstream/handle/123456789/34588/v41e1392017_spa.pdf?sequence=5&isAllowed=y

El PAI concebido en el año 1974 e iniciado en el año 1977, se ha consolidado con un extraordinario éxito. Se alcanzaron metas sanitarias al máximo: a) la eliminación de la poliomielitis en el año 1993, b) el control del tétanos neonatal, c) la eliminación del sarampión y la rubéola congénita para el año 2014. Además, el programa se ha ampliado y se han controlado y disminuido de manera contundente varias de las enfermedades inmuno-prevenibles incorporadas en el programa, a saber; tuberculosis, hepatitis B, difteria, tosferina, tétanos, infecciones por Heamophilus influenza y la parotiditis. http://www.bvsde.paho.org/bvsacd/cd53/pai.pdf

A pesar del enorme avance en el control de las enfermedades vacuno-prevenibles, no se ha cumplido con la meta de vacunación óptima del 95% en la mayoría de las inmunizaciones. Las coberturas vacunales de la Región de la Américas no son uniformes para los países, y dentro de ellos existen enormes disparidades. Además, los estados tienen municipios y áreas con diferencias enormes en los porcentajes de población vacunada.

Con el propósito de disminuir el riesgo de reemergencia o de ocurrencia de brotes de enfermedades prevenibles por vacunación en municipios del país debido a bajas coberturas por limitaciones para el cumplimiento de las actividades regulares del PAI, se concibió la Semana de vacunación auspiciada por la OPS/OMS. Se le otorga la prioridad a los municipios de alto riesgo por su gran cantidad de susceptibles y con las coberturas vacunales menores de 80%.

Venezuela asumió la estrategia de la semana de la vacunación junto a la OPS/OMS, con la finalidad de aumentar las bajas coberturas de vacunación en las áreas de mayor riesgo y población vulnerable más deprimida como son los indígenas, los desplazados, los migrantes y los habitantes de zonas de difícil acceso. También busca otros objetivos, a saber; darles como prioridad, el iniciar o completar la vacunación de los menores de 5 años, mantener los logros alcanzados, y fortalecer la vigilancia epidemiológica de las enfermedades objetos del PAI.

La reemergencia de la difteria en el año 2016 y del sarampión en el año 2017 han mostrado las grandes debilidades del PAI de Venezuela, y más grave aún, el fracaso de las medidas de control implementadas en los Planes de contingencia puestos en marcha desde 2016, de los brotes iniciados en la región de Guayana, que se han propagado y diseminado por todo el territorio nacional incluso exportando casos al resto de la Región de las Américas.

Durante los últimos 5 años han sido muchas las carencias en el PAI que no han sido superadas, y más reciente, desde el año 2016 se han eliminado y no han sido suplidas al esquema de inmunizaciones venezolano los siguientes productos biológicos; la vacuna contra el neumococo 23 valente, la vacuna contra la influenza, retirada del programa la vacuna antineumocócica 13 valente incorporada apenas en el año 2014, y la vacuna contra el rotavirus, incorporada en el año 2007, que ya había mostrado éxitos en la lucha contra las diarreas infantiles con disminución de la morbilidad y mortalidad por las enfermedades entéricas infecciosas.

Las coberturas nacionales de vacunación se han mantenido en el orden del 80 a 90%, en el caso de la vacuna contra la difteria, la cobertura vacunal del estado Bolívar donde comenzó el brote no alcanzaba el 50%, es decir, la mitad de la población infantil de este estado para esta cohorte de menores de 1 año estaba susceptible, además que se sumaron los susceptibles de las cohortes anteriores para completar una población mayoritaria desprotegida y vulnerable a la epidemia que efectivamente se desarrolló en los meses siguientes.

Para el caso de la epidemia del sarampión 2017 en curso, la cobertura de vacunación   para la segunda dosis del curso de inmunización para esta infección viral altamente contagiosa fue muy baja, no alcanzaba el 53%, según el Informe de los países sobre la notificación de la inmunización de la OPS-OMS /UNICEF, del año 2016 para las Américas, Venezuela ocupa el puesto número 35 seguido de Bolivia, Suriname y Haití en los últimos lugares de la lista.

Tanto para las epidemias reemergentes de difteria y sarampión el Ministerio del Poder Popular para la Salud (MPPS) ha realizado acciones de control y bloqueo que han demostrado ser incapaces de poder contener la transmisión y propagación a todas las regiones del país.

Los países vecinos han notificado sobre los casos importados de difteria y sarampión a la OPS/OMS asociado a migrantes venezolanos y refugiados en los países vecinos. Venezuela ha puesto en peligro a la Región de la Américas por la propagación de las enfermedades vacuno-prevenibles reemergentes, además ha puesto en peligro la Certificación de la Eliminación del Sarampión.

Las fallas y deficiencias que explican esta situación epidemiológica en cuanto a las enfermedades inmuno-prevenibles son múltiples y han sido en reiteradas veces comunicadas de manera pública y directa a las autoridades nacionales y regionales por las Sociedades Científicas Venezolanas e Internacionales, las Academias, varias Organizaciones Civiles en pro de la Salud de los venezolanos, Red de Defendamos la Epidemiología, Alianza Venezolana para la Salud, el Observatorio Venezolano de la Salud, entre otras y hacen pronunciamientos y publicaciones periódicas sobre la problemática y sus soluciones.

Las fallas más pronunciadas que explican tal dramática crisis epidemiológica del PAI se pueden resumir así: 1. La información epidemiológica nacional no se divulga ni publica de manera periódica ni oportuna desde hace más de 10 años. 2. El sistema de salud pública esté en una profunda crisis operativa, sin capacidad de logística y distribución de los elementos básicos del programa de vacunación. 3) Fallas en el suministro e inventario de las vacunas esenciales del PAI desde el año 2013. 4) Desincorporación de productos biológicos del PAI (vacunas anti-neumocócicas 13 y 23, anti influenza y anti-rotavirus). 5) Eliminación del Boletín Epidemiológico Semanal del portal del MPPS con sus informes anuales, semanales, mensuales y actividades propias, utilizando solamente el “twitter” como herramienta de comunicación. 6) Comunicaciones oficiales discriminativas a través de los medios de comunicación masiva donde a la población se le exige presentar el Carnet de la Patria, documento no contemplado en nuestro marco jurídico para recibir los beneficios de protección para la salud y la alimentación ofertados por el gobierno nacional. 6) La grave crisis asistencial en el primer nivel de atención médica y de los hospitales con infraestructura deteriorada, equipos inservibles, falta de insumos y medicamentos esenciales.

A pesar de los buenos esfuerzos de la OPS y su respaldo técnico y logístico al MPPS, la Semana de Vacunación del año 2018 en curso, no ha sido asumida por el MPPS, posiblemente por coincidir su realización con el “Plan Nacional de Vacunación 2018” que abarca el periodo 6 de abril-13 de mayo del 2018. La decisión administrativa adoptada por el MPPS, de incorporar las actividades de este Plan, cumplidas durante el lapso de duración de la SVA 2018, como actividades de la SVA 2018, podemos inferir que el MPPS no aplica la estrategia que la SVA propone.

Las causas de tan mal pronóstico son las dramáticas denuncias que se manifiestan en todo el territorio venezolano sobre la crisis asistencial, la falta de vigilancia epidemiológica, la crisis alimentaria que imposibilita siquiera alimentar a los enfermos hospitalizados, el déficit de medicamentos esenciales y para las enfermedades hasta catastróficas. Específicamente afectan directamente al programa de vacunación son déficit de vacunas en los ambulatorios y hospitales, aumento de las oportunidades pérdidas, la carencia de transporte terrestre y fluvial para alcanzar áreas muy desprotegidas, la falta de equipos e insumos para la cadena de frío, la falta de comunicación y credibilidad de buena parte del sector salud y la población en el liderazgo del gobierno, la discriminación y la falta de equidad.

En definitiva, consideramos que el MPPS, al no elaborar el Plan de la SVA 2018, perdió la oportunidad que brinda el esfuerzo mundial y continental que la Semana Mundial y Regional que la OMS y la OPS ofrece.

Para finalizar como muestra de la difícil situación, medios de comunicación notifican que líderes comunitarios de las poblaciones más vulnerables de la población indígena del Delta del Amacuro denuncian que han ocurrido más de 60 muertes atribuidas al sarampión debido al abandono de los programas de inmunizaciones y la falta de transporte fluvial y atención médica a las poblaciones esparcidas en las márgenes fluviales deltanas, acontecimiento a tan solo pocos días previos a la semana de la vacunación oficial 2018 pautada por el MPPS.

 

Referencias

  1. José Francisco. Origen y evolución de la salud pública en Venezuela.ISN 980-6678-00-1. Organización Panamericana de la Salud, 2003.
  2. Epidemia de difteria en Venezuela aumenta en número de casos y se disemina. Sociedad Venezolana de Salud Pública, Red Defendamos la Epidemiología Nacional, Sexta Alerta Epidemiológica sobre Difteria. 27 de noviembre de 2016
  3. Ana Carvajal, José Félix Oletta López, Alejandro Rísquez. Sarampión: enfermedad reemergente en Venezuela. Aspectos epidemiológicos de la medicina interna en Venezuela. Med Interna (Caracas) 2017; 33 (4): 224 – 243). Disponible en: http://www.svmi.web.ve/ojs/index.php/medint/article/view/443/436
  4. Alejandro Rísquez. Sarampión reemergente, Venezuela 2018. Boletín informativo de la Sociedad Latinoamericana de Medicina del Viajero (SLAMVI) Vol. 3 Nro. 1, Abril 2018. http://media.wix.com/ugd/eb4674_e156c5c2a1894122ae115cb2c376d31b.pdf

 

  1. Hambre y Sarampión ponen en riesgo la vida de una comunidad Warao en Delta Amacuro. Disponible en: https://www.vpitv.com/venezuela/hambre-y-sarampion-pone-en-riesgo-la-vida-de-una-comunidad-warao-en-delta-amacuro/

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *