Editorial

14 de junio de 2018. Develado el presunto intento de las autoridades sanitarias venezolanas de ocultar la identificación de un caso de poliovirus 3La publicación de la OPS, el día 8 de junio del 2018, de la Actualización Epidemiológica ¨Detección poliovirus vacunal, Sabin tipo 3, en un caso de Parálisis Fláccida Aguda” ocurrida en Venezuela, señala:

 “El 7 de junio de 2018 el Punto Regional de Contacto de la Organización Mundial de la Salud (OMS) para el Reglamento Sanitario Internacional (RSI) recibió un reporte no oficial sobre la detección de poliovirus vacunal, Sabin tipo 3, en muestra de un paciente venezolano con parálisis fláccida aguda (PFA). Ese mismo día se solicitó verificación al Centro Nacional de Enlace (CNE) para el RSI de Venezuela. (..)  El 8 de junio de 2018 la OPS/OMS recibió información actualizada. En particular, se trata de un niño de 2 años y 10 meses de edad, sin antecedente de vacunación, residente de una comunidad indígena sub-inmunizada en el Delta Amacuro, en Venezuela. El niño inició parálisis el 29 de abril 2018 y al 31 de mayo de 2018 persiste la parálisis fláccida de un miembro inferior. Un poliovirus vacunal Sabin tipo 3 fue aislado y tipificado por el laboratorio de referencia nacional, el Instituto Nacional de Higiene “Rafael Rangel” (INHRR), en la muestra de este paciente colectada el 30 de abril de 2018. (..) La investigación de campo que está en curso identificó a una niña de 8 años, residente de la misma comunidad y con antecedente vacunal de por lo menos una dosis de tOPV (vacuna trivalente oral contra poliomielitis), que presenta flacidez en un miembro inferior. Hasta la fecha, la búsqueda activa de casos de PFA realizada en la comunidad no identificó más casos compatibles. (..) La OPS/OMS reitera a los Estados Miembros la importancia de alcanzar y mantener una cobertura de vacunación contra polio superior al 95% en cada distrito o municipio. También, reitera la necesidad de mantener una vigilancia epidemiológica de alta calidad y de actualizar los planes nacionales de respuesta a los brotes de poliovirus. ”Disponible en:

https://www.paho.org/hq/index.php?option=com_content&view=article&id=14437%3A8-june-2018-epidemiological-update-detection-of-sabin-type-3-vaccine-poliovirus-in-a-case-of-acute-flaccid-paralysis&catid=2103%3Arecent-epidemiological-alerts-updates&Itemid=42346&lang=es

Debemos tener presente que para la Oficina Sanitaria Panamericana (OSP), las Actualizaciones Epidemiológicas “son actualizaciones de la información sobre eventos que están ocurriendo en la Región y sobre los cuales ya se alertó o informó previamente.” Y que la OSP, no solo recibe información de los Estados Miembros de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), sobre eventos de importancia en salud pública internacional, sino que el Equipo de Detección, Verificación y Evaluación de Riesgos (DVE) de la OSP, “también monitorea continuamente las fuentes de informaciones informales o no oficiales, para detectar eventos o situaciones que pueden amenazar la salud pública internacional o en los cuales los Estados Miembros pueden requerir asistencia.” En la Actualización comentada, es conveniente llamar la atención que el evento identificado  como detección de poliovirus vacunal, Sabin tipo 3, en muestra de un paciente venezolano con parálisis fláccida aguda (PFA)” , no es el resultado del monitoreo de una fuente no oficial, sino, tal como lo señala la misma Actualización, de un reporte no oficial sobre la detección indicada. Este reporte, no es otro, que el Reporte de casos de parálisis flácida aguda con identificación de virus de polio en niños del estado Delta Amacuro, Venezuela, de fecha 5 de junio de 2018, de la Sociedad Venezolana de Salud Pública y la Red Defendamos la Epidemiologia Nacional, elaborado por los médicos venezolanos, José Félix Oletta, Alejandro Risquez, Julio Castro,  Ana Carvajal y Luis Echezuria. Disponible en: www.alianzasalud.org

Del Análisis  de la Actualización Epidemiológica mencionada, puede concluirse :

  1. Que el Punto Regional de Contacto de la Región de las Américas de la Organización Mundial de la Salud (OMS) para el Reglamento Sanitario Internacional (RSI), solicitó verificación al Centro Nacional de Enlace del Reglamento Sanitario Internacional (CNERSI) de la República Bolivariana de Venezuela, de un evento en particular, la detección de poliovirus vacunal, Sabin tipo 3, en muestra de un paciente venezolano con parálisis fláccida aguda (PFA) , que conoció, a través del informe no oficial mencionado en este documento, previo a la evaluación de riesgo, de este evento, procedimiento usual utilizado ante situaciones que se consideran pueden amenazar la salud pública internacional.
  2. Que el CNERSI, a través de comunicación enviada el 8 de junio de 2018 al Punto Regional de las Américas, de la OMS, verificó la ocurrencia del evento que le fue comunicado, y suministró información actualizada del caso, en la que se destacan: la fecha de inicio de la PFA, el 29 de abril 2018; la persistencia, al 31 de mayo de 2018, de la parálisis fláccida de un miembro inferior, en niño de 2 años y 10 meses de edad, sin antecedente de vacunación, residente de una comunidad indígena subinmunizada en el estado Delta Amacuro, Venezuela, a quien,  el  30 de abril del presente año, se le tomó  una muestra de heces, cuyo procesamiento fue realizado por el laboratorio de referencia nacional, el Instituto Nacional de Higiene “Rafael Rangel” (INHRR), ente que reportó el aislamiento y tipificación de un poliovirus vacunal Sabin tipo 3. Para el 8 de junio de 2018, la muestra del caso verificado por el CNERSI no había sido remitida al laboratorio de referencia regional para secuenciación y confirmación de los hallazgos virológicos, y a la fecha en que elaboramos este editorial, se desconoce si esta remisión ha ocurrido. La comunicación recibida, agregó la existencia de una investigación sobre parálisis fláccida en curso, en la que se identificó otro caso, “el de una niña de 8 años, residente de la misma comunidad y con antecedente vacunal de por lo menos una dosis de tOPV (vacuna trivalente oral contra poliomielitis), que presenta flacidez en un miembro inferior y que hasta la fecha, la búsqueda activa de casos de PFA realizada en la comunidad no identificó más casos compatibles.” De este segundo caso, no se informó si había sido tomada muestra, ni de la fecha de inicio de la PFA, ni de la evolución de su cuadro clínico.
  3. Que el equipo de DVE, que forma parte del Departamento de Emergencias en Salud de la OPS, bajo la Unidad de Emergencias Sanitarias y Evaluación de Riesgo, una de cuyas funciones es la de servir como Punto de Contacto Regional del RSI de la OMS, inició, en aplicación a lo dispuesto por el Reglamento Sanitario Internacional, que es un instrumento jurídico vinculante para Venezuela, el proceso de evaluación de riesgo mediante el cual se analiza la probabilidad de ocurrencia y posibles consecuencias del evento: detección de poliovirus vacunal, Sabin tipo 3, en muestra de un paciente venezolano con parálisis fláccida aguda (PFA), sin antecedente de vacunación; y una de sus primeras acciones es la Actualización publicada el 8 de junio del presente año.

Adicional al análisis de la Actualización referida,  llamamos  la atención sobre los siguientes hechos:  1. Al examinar la Tabla N°2 del Boletín Semanal de Polio, Vigilancia de la Parálisis Flácida Aguda en las Américas, Vol. 33, No. 22, publicado por la OPS, correspondiente a la semana que termina el 2 de junio del 2018, https://www.paho.org/hq/index.php?option=com_content&view=article&id=295%3A2 008polioweeklybulletin&Itemid=3626&lang=es puede constatarse que para ese momento, no existía en Venezuela ningún caso de PFA bajo investigación en las semanas posteriores a las comprendidas en el período que media entre la primera y la undécima cuarta semana del 2018; téngase presente que el caso, cuya verificación certificó el CNERSI, ocurrió en la semana 18, que finalizó el 5 de mayo del 2018. 2. Al margen de las inconsistencias encontradas en el análisis realizado de la serie de Boletines Semanales de Polio de la OPS, revisados desde el año 2016, hasta la semana epidemiológica 22 del 2018, que nos permitan afirmar, a plenitud, en cuantas muestras de casos de PFA ha sido aislado y tipificado el virus de polio Sabin 3 por parte del Instituto Nacional de Higiene Rafael Rangel; lo que si estamos seguros es que el caso que origina la  ¨Actualización Epidemiológica Detección poliovirus vacunal, Sabin tipo 3,  en un caso  de Parálisis Fláccida

Aguda del 8 de junio del 2018¨,  no fue reportado por el Ministerio del Poder Popular de Salud de la República Bolivariana de Venezuela al Sistema Vigilancia de la Parálisis Flácida Aguda en las Américas de la OPS. 3. La columna que registra porcentaje de unidades notificadoras de casos de PFA en las últimas 52 semanas epidemiológicas transcurridas desde la semana 23 del 2017 hasta la semana 22 del 2018, señala, ¨sin datos (…)¨, lo que significa que no tenemos información del porcentaje de unidades que están reportando casos de PFA, un indicador básico de evaluación acerca de la calidad de un Sistema Vigilancia de PFA.

Las observaciones sobre estos hechos, nos permiten plantear la hipótesis de la intencionalidad de ocultar la notificación del caso, cuya verificación solicitó al CNERSI, el Punto Regional de Contacto de la Región de las Américas de la Organización Mundial de la Salud (OMS) para el RSI; ella se basa en los siguientes hechos: 1.  el Ministro del Poder Popular para la Salud (MPPS), Licenciado Luis López, desde su nombramiento, ha mantenido la política – iniciada hace más de once años  por el exministro del Poder Popular para la Salud, Jesús  Mantilla- de restringir arbitrariamente la información epidemiológica nacional, e impedir desde el momento de su designación hasta el presente, la difusión del Boletín Epidemiológico Semanal del MPPS; 2. En ocasión del incremento desmedido y sin control de la epidemia de malaria y la reaparición de epidemias de enfermedades que se encontraban eliminadas, como es el caso de las de difteria y sarampión, la respuesta oficial ha sido mantener el  mismo patrón, que ahora se repite al ocultar  la ocurrencia del evento de salud pública,  motivo de la Actualización Epidemiológica de la OPS que ha dado  pié a este Editorial. 3. Pero lo que finalmente, sobrepasa el límite de comprensión de lo que está  ocurriendo en Venezuela, es oír la respuesta del ministro López a la pregunta de la entrevistadora de Radio Nacional de Venezuela, disponible en http://elpitazo.ml/ultimasnoticias/audioministrosaludhttp://elpitazo.ml/ultimas-noticias/audio-ministro-salud-nego-casos-poliomielitis-venezuela/negocasospoliomielitisvenezuela/ donde tuvo una oportunidad valiosa para informar sobre el evento de salud pública verificado por el  CNERSI y deliberadamente no lo hizo.

El comportamiento de las  autoridades sanitarias de Venezuela y en particular del  ministro del Poder Popular para la Salud, amerita la apertura de una investigación por parte de los Poderes Públicos Nacionales que tienen competencia para actuar en los hechos mencionados, en particular, el Poder Legislativo y las instituciones del Poder Moral, cuyas funciones le permiten, por denuncia o por oficio, realizar actuaciones que se derivan de lo señalado.

Es oportuno exhortar, una vez más, al Poder Ejecutivo Nacional, a atender las reiteradas denuncias que las Sociedades Científicas Médicas Venezolanas y organizaciones académicas, gremiales, sindicales y no gubernamentales, defensoras del derecho a la salud, que hemos venido planteando sobre la necesidad de alcanzar y mantener una cobertura de vacunación contra polio superior al 95% en cada municipio de nuestro país. Así como la de cumplir con los procedimientos normados por el Reglamento Sanitario Internacional para identificar con certeza, potenciales agentes causales de enfermedades, que pueden constituirse en emergencias de salud de importancia internacional y garantizar una vigilancia epidemiológica de alta calidad en lo que a PFA y otras enfermedades infecciosas se refiere, y de actualizar y ejecutar los planes nacionales de respuesta inmediata y oportuna, a los brotes de poliovirus y otras graves amenazas para la salud de la población.