Editorial

30 de marzo de 2019. Alianza Venezolana por la Salud. Sociedad Venezolana de Salud Pública. Red Defendamos la Epidemiología Nacional. La Declaración de la Federación de la Cruz Roja Internacional en Venezuela, marcó un antes y un después, en la Emergencia Compleja que sufre Venezuela

Ayer 29 de marzo de 2019, el Presidente de la Federación de la Cruz Roja Internacional, (CRI) Francesco Rocca, ofreció una rueda de prensa, en la que informó que luego de conversaciones sostenidas con el Gobierno del Señor Maduro y con diversos sectores  sociales humanitarios y políticos, la CRI actuaría de manera más activa en la situación que afecta Venezuela (1).

Anunció Rocca, que la organización coordinará el ingreso de ayuda humanitaria en Venezuela. Estiman que en un plazo de 15 días estarán en la capacidad de brindar la ayuda humanitaria, con miras a una población objetivo de 650.000 personas. “Esta es una operación similar a lo que está pasando en Siria como número de personas que va a ser asistida”, “Después de haber sostenido reuniones con instituciones del Estado, organizaciones sociales humanitarias y políticas en Venezuela, estoy en la capacidad de anunciar que la Federación Internacional de Sociedades de Cruz Roja y la Media Luna Roja contará con las condiciones legales y técnicas para trabajar en el país y acceder a la ayuda humanitaria que tanto se necesita”, aclaró.

Con lo que admitió por primera vez, en su condición de Presidente de la CRI, la existencia de la crisis humanitaria en Venezuela y la necesidad de actuar oportunamente; situación que hemos advertido y denunciado públicamente, desde hace más de 4 años y que fue reconocida por la Asamblea Nacional de  Venezuela en una histórica declaración el 26 de enero de 2019 (2) y por los reiterados reclamos de al menos 188 organizaciones de la Sociedad Civil en Venezuela (3) y cuya atención inmediata ha sido exigida con toda consistencia y determinación, por el presidente (E)  Ingeniero Juan Guaidó. Leer documento

Alertas epidemiológicas 

20 de marzo de2019. Sociedad Venezolana de Salud Pública Red Defendamos la Epidemiología Nacional. Vigésima Tercera Alerta sobre difteria. La epidemia de difteria en Venezuela continúa activa       

La Organización Panamericana de la Salud publicó el 18 de marzo, la última actualización sobre difteria (1) con un breve resumen de los datos epidemiológicos de 2018, hasta la semana epidemiológica N· 8 de 2019.

Dos países de la Región de las Américas (Haití, y Venezuela) notificaron casos confirmados de difteria en 2018. En las ocho primeras semanas de 2019, en donde el brote continúa activo, ya que en Colombia el último caso sospechoso fue notificado en diciembre de 2018 (semana epidemiológica 50), en una paciente venezolana.

Un total de 1.629 casos sospechosos se notificaron en el Continente en 2018; 1.198 en Venezuela, en Haití, 375 y 56 en Colombia. Corresponde a Venezuela el 73,54 % de los casos sospechosos, a Haití el 23,02 % y a Colombia 3,43 %. Leer documento

 

15 de marzo de 2019. Sociedad Venezolana de Salud Pública. Red Defendamos la Epidemiología Nacional. Vigésima Cuarta Alerta de sarampión en Venezuela.

Venezuela, el quinto país con más casos de sarampión en el mundo

La epidemia de sarampión en Venezuela cuya transmisión ha estado activa, durante 19 meses desde su re aparición en julio de 2017, (ha causado, hasta la semana epidemiológica N· 8, de 2019, 9.399 casos sospechosos notificados, (1.307 en 2017, 7.809 en 2018 y 283 más en las primeras 8 semanas de 2019); de ellos 6.252 fueron confirmados (727 en 2017  5.475 en 2018 y 40 en las primeras 8 semanas de 2019). (Figura 1). Inexplicablemente, desde la última actualización en enero de 2019, (1) el número de casos ¨confirmados¨ del año 2018, fue reducido en 193 casos. Lo que genera dudas acerca de la veracidad de los datos, porque es razonable que se excluyan casos sospechosos, pero no los confirmados. Los casos de 2018 fueron confirmados por criterios de laboratorio (2.416), clínicos (2.274) (se excluyeron 863 de los 3.137 identificados previamente en 2018) y por nexo epidemiológico (785). La tasa de incidencia a nivel nacional ascendió de 14,5 por 100.000 habitantes, a 19,6 por 100.000 habitantes, de la semana epidemiológica 52 de 2018 a la SE 8 de 2019, (1) siendo las entidades federales con mayor incidencia acumulada: Delta Amacuro (212,3 por 100.000 habitantes), Distrito Capital(114,7 por 100.000 habitantes (se redujo del último reporte de 126,0 por 100.000 habitantes); Amazonas (se redujo a 79,9 por 100.000 habitantes desde 83 por 100.000 habitantes desde el último reporte); Bolívar (53, por 100.000 habitantes); Vargas (48,7 por 100.000 habitantes) y Miranda (37,9 por 100.000 habitantes). (1) Las incidencias acumuladas por entidades Federales, reportadas en la última actualización de OPS, fueron menores en Delta Amacuro, Distrito Capital y Amazonas(1) por lo tanto no son datos confiables. (2). Oficialmente se registraron 76 defunciones, 2 en 2017 (En Bolívar) y 74 en 2018 (37 en Delta Amacuro, 27 en Amazonas, 6 en Miranda, 3 en Distrito Capital  y una en Bolívar). (ninguna más desde el último reporte hace 8 semanas). Desde la semana epidemiológica 21 de 2018, se identifica una tendencia continua de descenso de la epidemia, con un pequeño ascenso en las últimas 8 semanas. (Figura 1) Estos datos fueron aportados por el MPPS mediante la Oficina del Punto focal del RSI, Venezuela y comunicados a la OPS, que los reprodujo en las actualizaciones sobre sarampión del 18 de enero de 2019 y el 4 de marzo de 2019. Leer documento

Informe especial

22 de marzo de 2019. Barreras y obstáculos para el ejercicio del derecho a acceso a información de fuentes oficiales en salud en Venezuela,  agravados en el entorno complejo de la emergencia humanitaria.

La política de salud, en una sociedad democrática y libre, contempla entre sus prioridades, la participación de las personas y de la sociedad en las decisiones sanitarias, mediante:

* El Enfoque de equidad y justicia social en el acceso de los servicios y la atención sanitaria

* La Participación de las personas y de la sociedad en las decisiones sanitarias

* Equilibrar criterios técnicos con valores de la salud, en la asignación de recursos e intervenciones

* Asegurar la garantía, la evaluación y el fomento de la calidad de sistemas y servicios

Una de las decisiones fundamentales para alcanzar estos propósitos, consiste en difundir la información que acompaña las actividades de salud pública. (1) La difusión de información, en sí misma, es el primer paso para la educación y la participación de la ciudadanía en los asuntos de interés colectivo e individual, indispensable para reconocer factores de riesgo y otras conductas riesgosas que amenazan la salud. Leer documento

 

12 de marzo de 2019. Sociedad Venezolana de Salud Pública. Alianza Venezolana por la Salud. Red Defendamos la Epidemilogía Nacional

El deterioro del derecho al acceso de agua potable en Venezuela,  en el contexto de la emergencia compleja que sufre el país, agravada por el colapso del sistema de energía eléctrica. Requiere acciones prioritarias e impostergables desde la visión de la salud pública.

El 29 de julio de 2010, la Organización de las Naciones Unidas (ONU), reconoció el derecho al agua potable y el saneamiento como un derecho humano esencial para el pleno disfrute de la vida y de todos los derechos humanos, por lo tanto es un bien que  debe ser garantizado a todos los ciudadanos. En Venezuela ha sido competencia y responsabilidad del Ministerio del Poder Popular del Ambiente y ahora del Ministerio del Poder Popular para el Ecosocialismo y Agua, (MINEA)  por medio del Vice Ministerio de Agua, garantizar el suministro regular de agua para todas las personas,  recordando que el agua de consumo humano y de recreación debe  tener todas las características de potabilidad y estar libre de agentes contaminantes. (1)

En noviembre de 2002, el Comité de Derechos Económicos, Sociales y Culturales adoptó la Observación General nº 15 sobre el derecho al agua. El artículo I.(1) establece que “El derecho humano al agua es indispensable para una vida humana digna”. La Observación Nº 15 también define el derecho al agua como el derecho de cada uno a disponer de agua suficiente, saludable, aceptable, físicamente accesible y asequible para su uso personal y doméstico. Leer documento

 

Declaración. Alianza Venezolana por la Salud 

11 de marzo de 2019. Alianza Venezolana por la Salud.    Ante los impedimentos a la Ayuda Humanitaria autorizada por la Asamblea Nacional de la República de Venezuela, en razón de la emergencia compleja y el colapso de los servicios públicos que sufre el país

La Alianza Venezolana por la Salud (AVS)  , organización no gubernamental integrada por ciudadanos venezolanos que pertenecen a organizaciones académicas, científicas, gremiales, sindicales, defensoras del derecho a la salud, asociaciones de profesionales médicos a nivel hospitalario, profesionales y técnicos de la salud, que a título individual, han manifestado su voluntad a participar en las actividades que hemos venido realizando desde el año 2017, fecha de nuestra fundación, cuyo propósito es contribuir solidariamente al logro de la salud de las personas que viven en Venezuela, fija su posición ante la comunidad nacional e internacional.

Es por todos conocida la crisis de acceso a alimentos, medicamentos y otros insumos de salud, que ha venido afectando a nuestra población; sItuación que hemos venido denunciando desde comienzos de 2018, al igual  que otras organizaciones de la sociedad civil[1], como consecuencia de la emergencia humanitaria compleja, presente en nuestro país. (agravada ahora por el colapso de la energía eléctrica, la restricción de disponibilidad de agua para uso humano, el transporte y las comunicaciones a nivel nacional).

La respuesta del gobierno nacional, cuyo mandato legítimo feneció el 9 de enero del presente año , ha sido negar reiteradamente la crisis humanitaria existente y sus graves consecuencias a la Nación y los países vecinos. Por su parte, organizaciones del Sistema de las Naciones Unidas y del Sistema Interamericano, como la Organización Panamericana de la Salud, han admitido en sus documentos y actuaciones,  que “la migración del personal de salud y la escasez de medicamentos e insumos de salud, en particular en los niveles secundario y terciario.. ha afectado el funcionamiento general de la red de salud y su capacidad para expandir rápidamente su respuesta en situaciones de emergencia y brotes de enfermedades. ”[2], y reconocido  que “La pérdida progresiva de la capacidad operativa del sistema nacional de salud a lo largo de los últimos cinco años se intensificó en el 2017 y 2018, lo que ha afectado la prestación de la atención de salud gratuita y el acceso gratuito a los medicamentos. Muchos hospitales funcionan en condiciones extremadamente difíciles[3].

Es también, del conocimiento público de la comunidad nacional e internacional, que las razones que impidieron el ingreso el 23F de la ayuda humanitaria solicitada por el Presidente interino de la República Bolivariana de Venezuela (RBV),  Diputado Juan Guaidó, fueron consecuencia de la negativa a aceptar por parte del Sr. Nicolas Maduro durante el periodo de su gestión que culminó el 8 de febrero,  decisión que ha mantenido durante el lapso posterior en el que usurpa el ejercicio del cargo como Presidente.

También le son atribuibles los hechos de violencia que se produjeron, al utilizar fuerzas militares, policiales, grupos civiles armados y personas privadas de libertad, organizada por instituciones del Estado venezolano, que impidieron la entrada al territorio nacional de donaciones de alimentos y medicinas esenciales, que Agencias de gobiernos de diversos países otorgaron a la solicitud arriba mencionada. Hechos estos, que no solo causaron la quema de vehículos de transporte terrestre y los bultos que movilizaban, sino más grave aún, detenciones ilegales, heridos y muertes de ciudadanos que procuraban el acceso de la ayuda. Se destacan: 61 venezolanos detenidos (incluyendo un menor de edad) , 43 heridos de bala, y 4 defunciones por heridas de  armas de fuego, pertenecientes a la etnia indígena pemón.  A lo que se agrega la campaña comunicacional de desinformación del régimen que pretendió engañar a la población, difundiendo, por una parte, afirmaciones falaces sobre el supuesto contenido cancerígeno presente en alimentos que estaban  incluidos en la Ayuda Humanitaria destinada a Venezuela y por otra, ocultando, que desde mediados del año pasado y hasta que finalizó su periodo como presidente, el Sr. Maduro había recibido  importantes donaciones, asistencia y cooperación técnica extraordinaria, de Agencias del Sistema de las Naciones Unidas, la OPS y UNICEF, desde 2016, hasta el presente y que ha pretendido engañar y ocultar  a la comunidad nacional e internacional afirmando que los alimentos y medicamentos recibidos no son ayuda o asistencia humanitaria, sino compras que su gobierno ha realizado o realiza.

En razón a lo señalado, la AVS , haciendo honor a su compromiso de promover, difundir, y exigir el cumplimiento del derecho a la salud consagrado en la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, hace suyas las denuncias y condenas  realizadas por organizaciones y personalidades  nacionales e internacionales, que se han pronunciado sobre  las graves violaciones a los derechos humanos fundamentales, entre ellos el derecho de recibir asistencia humanitaria, ocurridos durante los días 23 y de enero y sucesivos del presente año, relacionados con el intento fallido de ingreso de las donaciones a que hace mención la presente Declaración. Y manifiesta su apoyo a la iniciativa que el Presidente interino de nuestro país, Juan Guaidó, ha promovido, bajo el nombre Coalición Ayuda Humanitaria para Venezuela, y expresa agradecimiento a los gobiernos de la República Federativa del Brasil, Colombia, Chile, Ecuador, España, Estados Unidos, Francia, Guatemala, Honduras, Inglaterra, Israel, Japón, Marruecos, Panamá, Paraguay, y Perú,  entre  otros, tanto por las donaciones enviadas a los centros de acopio puestos en funcionamiento para la recepción de esta Ayuda, como por el papel activo desempeñado en la ejecución de esta iniciativa.

De igual manera, manifestamos nuestra preocupación y angustia sobre la situación, de privación de ayuda que se mantiene sin solución, para socorro de los  grupos de riesgo de la población venezolana afectada por la emergencia humanitaria compleja presente en nuestro país, entre ellos, medicamentos, insumos para la salud, alimentos  terapéuticos; producto de las donaciones recibidas  que continúan a la espera de su ingreso al país, mientras, cada día que pasa, se incrementa el número de muertes y se agravan enfermedades y sufrimientos que padecen estos grupos.

A la vez reclamamos la implementación de acciones inmediatas,  efectivas y extraordinarias para superar el colapso de la totalidad de los servicios públicos a nivel nacional, que justifican la declaración de un estado de emergencia nacional¨.

Responsabilizamos a quienes usurpan el poder, a sus autoridades sanitarias y a todos los funcionarios del Estado venezolano que violan el derecho a la salud y a la vida y por las consecuencias que ellas generan sobre la población del país, cuando es una obligación moral, política y social de dichos funcionarios, permitir el paso libre de suministros de socorro en situaciones de emergencias extraordinarias  y deben abstenerse de impedir deliberadamente la entrega de alimentos, suministros y medicamentos para la población o de obstaculizar voluntariamente los suministros de socorro, como ordena el Estatuto de la Corte Penal Internacional, y recordarles  que la privación de acceso a alimentos y medicamentos esenciales para la supervivencia de la población, que puede provocar la destrucción de una parte importante de la misma, constituye un delito de lesa humanidad, cuando deliberadamente se comete como parte de un ataque generalizado o sistemático contra cualquier población civil, o cuando esta es impedida de recibir asistencia humanitaria y protección con acceso rápido y sin impedimentos, por parte de organizaciones humanitarias, de conformidad con el Derecho Internacional Humanitario como contempla el literal 7-k del Estatuto de Roma.

Exhortamos a las Agencias del Sistema de las Naciones Unidas y del Sistema Interamericano, junto a los países donantes y las Organizaciones especializadas en Emergencias Humanitarias a explorar con urgencia y coordinadamente, junto con el Presidente interino de la RPBV, Juan Guaidó, mecanismos que permitan superar el bloqueo, las trabas y los impedimentos impuestos arbitrariamente por el regimen usurpador, al ingreso de la ayuda humanitaria que la comunidad nacional e internacional reclama sin más retrasos.

[1] Véase Reporte Nacional EMERGENCIA HUMANITARIA COMPLEJA EN VENEZUELA DERECHO A LA SALUD Septiembre 2018.

[2],3  OPS/OMS. Respuesta de la OPS para mantener una Agenda eficaz de cooperación técnica en Venezuela y en los Estados miembros Vecinos. ( documento CD56/INF/12 ),2018.

 

Retos del sector salud ante la emergencia compleja que sufre Venezuela

Manifestamos nuestra profunda preocupación por la emergencia compleja que actualmente atraviesa el país.

Muchos problemas estructurales y coyunturales del sector salud no han sido debidamente atendidos por el gobierno en los últimos años y ameritan observación, seguimiento y respuestas inmediatas; hacemos hincapié y reclamamos aquellos que requieren soluciones urgentes e impostergables, dada su magnitud y graves consecuencias sobre la población la salud y la vida de la población.

0be33810-784d-42fa-a004-d260214901fa

Como ayudar

Usted puede ayudar haciendo visible la situación de salud de su comunidad, municipio o estado,  enviando información  verificable a través de  nuestras redes sociales, correo electrónico o publicando en el blog  de esta página web.


Actívate